martes, 15 de julio de 2014

Qué es un startup blog?

Un Startup es una empresa que se encuentra en la primera fase de sus operaciones. Estas empresas son a menudo operaciones bancarias inicialmente financiadas por sus fundadores empresariales en su intento de capitalizar el desarrollo de un producto o servicio para los que creen que hay una demanda. Debido a los ingresos limitados o los altos costos, la mayoría de estas operaciones a pequeña escala no son sostenibles en el largo plazo, sin fondos adicionales de los capitalistas de riesgo.

Sin embargo, a finales de 1990, el tipo más común de Startup fueron las puntocom (basadas en la web).  El capital de riesgo es extremadamente fácil de obtener, durante ese tiempo debido a un frenesí entre los inversores a especular sobre la aparición de estos nuevos tipos de negocios. Desafortunadamente, la mayoría de estas nuevas empresas de Internet, finalmente quebró debido a los importantes descuidos en sus planes de negocio subyacentes, tales como la falta de ingresos sostenibles.

Sin embargo, hubo un puñado de nuevas empresas de trabajos desde casa en internet que sobrevivió cuando la burbuja puntocom estallo. La tienda de Internet Amazon.com y portal de subastas en Internet eBay son ejemplos de este tipo de empresas. Las pioneras en su género (startup).

Y cada vez más el internet era una herramienta no solo de búsqueda y entretenimiento, también fueron creciendo aquellos emprendedores, que con nuevas ideas y ganas de ganar dinero, fueron creando mas compañías y aplicaciones.

Todas esas magnificas herramientas que usamos a diario como; redes sociales, chats y un sin número de aplicaciones en los teléfonos inteligentes que se han vuelto más que indispensables en nuestra vida diaria, alguna vez, solo fueron una idea en progreso, que necesito un empujón extra para convertirse en esos grandes Startups de hoy.

Un ejemplo de startup en territorio colombiano es Lamudi Colombia, que recientemente ha dado a conocer su imagen global y se centra en la compra y arriendo de propiedades a través de su plataforma online, y que ha sido impulsada por la conocida incubadora alemana Rocket Internet.

Parte del desarrollo del panorama de startups colombianas se debe a los esquemas diseñados para  integrar la oferta de financiación con los servicios de capacitación. La industria de capital riesgo también está en crecimiento, lo que ayuda a agilizar la expansión de estas empresas, en un abanico de sectores que va del Big Data a la e-salud, pasando por el Internet sobre todas las cosas.

Es importante tener en cuenta, que en Colombia si existen ayudas y financiación para esas grandes ideas de Startup que quieran ser materializadas. La convocatoria para el foro para inversionistas y emprendedores se celebrará en Bogotá los días 2 y 3 de octubre de este año.
  • Los emprendedores que tengan proyectos con base tecnológica en marcha, y que estén buscando inversionistas nacionales o internacionales pueden inscribirse en la página web de Colombia Startup & Investor Summit (www.colombia-startup.com). El evento es pionero en América Latina y está impulsado por Wayra, la aceleradora de startups del grupo Telefónica, junto al IE Business School, la escuela de negocios líder en el ámbito del emprendimiento.
  • El objetivo del foro es continuar con el posicionamiento de Colombia como destino de inversión, y potenciar los proyectos de emprendimiento (startups) colombianos fuera del país.
  • Esta iniciativa congregó en el 2013 a 1.254 asistentes, 110 fueron inversionistas nacionales e internacionales, 770 emprendedores y 374 representantes de empresas e instituciones. Se registraron 387 startups y fue seguido en streaming por 14.200 personas de 21 países. 

miércoles, 7 de agosto de 2013

12 motivos equivocados para hacerse freelance

Hacerse autónomo por motivos equivocados puede convertirse en un negocio ruinoso tanto desde el punto económico como profesional.

Está claro que hay muy buenas razones para tener un trabajo desde casa: la libertad para elegir el tipo de trabajo, el lugar, los horarios y los clientes… Pero antes de tomar la decisión, conviene no dejarse arrastrar solo por los reclamos positivos.

En FreelanceFolder han recopilado algunos de los motivos que pueden llevarte, de forma errónea, a convertirte en un profesional independiente.

1. Levantarse tarde y salir temprano del trabajo


Es cierto que, como freelance, puedes elegir las horas en las que trabajas. Pero si crees que eso significa que puedes dormir hasta mitad del día, y que luego puedes dejar de trabajar a primera hora de la tarde, es evidente que te vas a llevar una buena sorpresa.

Puede que seas más productivo por la noche, y que consigas organizarte para sacar adelante el trabajo sin problemas. Pero seguramente tus clientes esperarán que les respondas dentro del horario tradicional de oficina. Así que es mejor que te prepares para responder el teléfono a partir de las 9 de la mañana.

2. Hacerse rico


Es mejor que no decidas hacerte freelance solo por el dinero. Puede que consigas buenos clientes y las cosas te vayan francamente bien. Pero de ahí a hacerse rico hay un gran trecho. Debes tener en cuenta que para hacer mucho dinero necesitas hacer muchos proyectos, y solo tienes dos brazo. Solo teniendo personas a tu cargo podrías gestionar un volumen de proyectos mucho mayor. Trabajando solo es complicado.

Así que, más que en el dinero, concéntrate en hacer algo que te guste y que, además, te permite vivir bien.

3. Odio trabajar con gente


Eso de que los freelance trabajan solos, aislados, de forma totalmente independiente, es solo un mito. Como profesional, siempre tienes que trabajar con gente. Siempre tienes un cliente al que debes responder. Y muchas veces te tocará trabajar con una agencia, o con otros profesionales.

Si tu idea es hacerte freelance para “olvidarte de la gente”, es mejor que te lo pienses dos veces.

4. Así puedo pasar todo el día con mis hijos


A no ser que decidas trabajar solo media jornada, lo más normal es que tu intención de pasar mucho tiempo con tus hijos sea incompatible con tu actividad freelance. Para empezar, porque el trabajo no va a dejarte suficiente tiempo para ocuparte de ellos: cambiar pañales, jugar, hacer las tareas de la casa, etc.

Además, es muy posible que estar en casa con tus hijos se convierta en una gran distracción, un auténtico obstáculo para completar tus proyectos a tiempo.

Esto no significa optar por tener un trabajo desde casa por internet sea una mala opción para dedicar tiempo a tus hijos. De hecho, suele ser una actividad mucho más flexible que casi cualquier trabajo asalariado, y seguramente te permitirá llevarles a la escuela y recogerles, asistir a algunas de sus actividades, etc.

Se trata simplemente de que seas realista: no vas a poder trabajar en casa y dedicarles todo el tiempo del mundo.

5. Puedo cobrar lo que quiera por mi trabajo


Puedes fijar el precio que te dé la gana por tu trabajo, eso es cierto, pero luego no puedes esperar que alguien te contrate si estás fuera de mercado… No esperes milagros. Los precios de la competencia, tu experiencia y la calidad de tu trabajo serán algunas de las variables fundamentales que marcarán los límites de tus tarifas.

6. Ser freelance es muy fácil


Ser freelance es uno de los trabajos más complicados, en el sentido de que acabas siendo el único responsable de TODO: encontrar el trabajo, hacerlo, cobrarlo, realizar presupuestos, pagar tus impuestos, realizar labores de promoción…

Ten en cuenta que son muchas tareas para una sola persona. La ilusión, y la capacidad de organización, son claves.

7. Así podré tener la casa siempre en orden…


La teoría está muy bien: si trabajo en casa, puedo aprovechar el tiempo para mantenerla en orden. Pero luego no resulta tan sencillo. Si te levantas y, en vez de ponerte a trabajar en tu actividad remunerada, te dedicas a limpiar y recoger la cocina, lo más normal es que pierdas la mitad de la mañana. Y no vas a cobrar por ello…

Es evidente que tienes que mantener la casa en buenas condiciones, pero debes organizarte para hacerlo sin afectar a los horarios de tu trabajo remunerado. Es una cuestión de organización. Al final, en este aspecto la situación no es tan diferente a la de un asalariado, que debe hacer las tareas de casa fuera de los horarios de trabajo.

8. El trabajo vendrá a buscarme


Puedes pasar horas delante de la pantalla esperando a que los clientes se pongan en contacto contigo… Hay que trabajar mucho como freelance antes de conseguir “empezar a trabajar” en un proyecto.

9. Sin jefe, al fin


Mucha gente “huye” del trabajo asalariado para no tener un jefe siempre encima. Pero lo que a veces no tenemos en cuenta es que, para ser freelance, debemos convertirnos en nuestro propio jefe. Y eso a veces resulta duro. Tienes que estar encima de ti mismo para entregar el trabajo a tiempo, para mantener la exigencia y la motivación incluso en las tareas menos divertidas.

10. Voy a ahorrar un montón de dinero


Es verdad que trabajando desde casa puedes ahorrar bastante dinero por ejemplo en combustible. Pero debes tener en cuenta también que tus facturas de electricidad, de gas, de internet y de teléfono irán en aumento. Podrás desgravarte parte de estos gastos, pero no esperes un ahorro milagroso.

Además, de vez en cuando te apetecerá dejar tu casa para cambiar de aires, y eso te llevará, por ejemplo, a una cafetería. Por no hablar de los momentos en que no tengas mucho trabajo. Si te dejas llevar por el aburrimiento, puedes acabar comprando cualquier cosa.

11 Mucho más tiempo libre


Si organizas bien tu actividad freelance y tienes un poco de suerte, puedes disfrutar de bastante tiempo libre. Pero si no lo haces, tu jornada laboral puede hacerse interminable.

Los principales riesgos son dos: por un lado, que asumas demasiados proyectos y te pases el día y parte de la noche intentando cumplir los plazos; por otro lado, que vayas dejando las tareas para más adelante, y que cuando se acerque el plazo de entrega tengas que trabajar sin descanso.

12. Prestigio (y comprensión)


Todavía hoy, para mucha gente los freelance son una especie de “bichos raros”. Eso de “trabajar desde casa” y sin horarios fijos no parece una cosa seria, y a la gente le cuesta comprender que de verdad estás trabajando, y que no te pasas el día durmiendo, jugando al ordenador o viendo la televisión.

A veces esto acarrea sus problemas. Por ejemplo, a la hora de repartir tareas en pareja. Es fácil que la otra parte asuma que, ya que estás en casa, deberías ocuparte de todas las tareas asociadas. Cuando en realidad, tú también necesitas dedicar un tiempo fijo para conseguir tus ingresos.

También es muy común que la gente con tiempo libre intente quedar siempre contigo, como si no tuvieras nada que hacer…

El mejor trabajo del mundo


Las cosas no son fáciles, y debemos ser siempre realistas. Todos estos “motivos equivocados” pueden servir de advertencia para los que están pensando en dar el paso definitivo. Pero también es cierto que, con trabajo, organización, talento y un poco de suerte, ser freelance puede ser el mejor trabajo del mundo.

Puedes leer el artículo 12 Reasons you Shouldn’t Freelance, publicado por Amber Weinberg en FreelanceFolder.

viernes, 14 de junio de 2013

Buscando trabajo freelance?

La competencia laboral y la posibilidad de encontrar una opción realmente redituable es más limitada, de ahí que el mercado laboral pone a flote un modelo de desarrollo profesional, con una interesante aceptación -aún para los que ya tienen un empleo-, se trata del trabajador independiente.

¿Cuántas veces no has escuchado la frase? "Haré un  trabajo desde casa por internet y en mi tiempo disponible". Sea que lo tomes como una segunda fuente de dinero o en forma fija (en lo que surge otra oportunidad laboral), este esquema implica ciertas características, que debes considerar para crear ofertas de valor y que se ‘coticen' tus servicios, explican expertos.

Las caras de la moneda

Generalmente, hacer un trabajo freelance se asocia con un profesionista que tiene, en cierta medida, disponibilidad para administrar mejor su tiempo y trabajar en más de un proyecto.

"A muchas compañías les resulta cómodo contratar bajo esta modalidad, porque no las obliga a otorgar prestaciones o a gastar en infraestructura para que los empleados realicen su trabajo".

Un aspecto importante en esta modalidad es la experiencia. Hay que tener una carpeta con trabajos que avalen tus capacidades y la calidad de las propuestas, así contarás con más herramientas para vender un proyecto.

"Para vender tu trabajo y tener un buen ingreso necesitas un background que te respalde; y esta experiencia no se limita al ámbito de tu especialidad, también hay que conocer el trajín administrativo en que cada organización se maneja".

Quienes decidan tener un trabajo freelance, en forma fija o como segundo ingreso, deben ser tolerantes, observadores y creativos, pues no se trata de vender un simple servicio, sino de responder a una necesidad o, más específico, ofrecer un proyecto con valor agregado.

A su vez, un freelance puede trabajar "hasta más horas", porque siempre busca nuevas propuestas que le representen un ingreso económico y la posibilidad de ampliar su experiencia.

Por ello, algunas cualidades importantes en quien decide operar bajo este modelo, son: paciencia, disposición, actitud de servicio, aprender a aceptar errores, tener conocimiento pleno de los clientes y ser muy disciplinado.

La aventura de tener un trabajo por internet es ‘dura', pues se tiene que competir agresivamente sin peder la cordialidad.

Por ejemplo, si un empleador te pide que le organices un proyecto y de repente lo cancela, debes hacerle ver que tu tiempo e ingenio tiene un precio, sin embargo la manera en que se lo indiques debe ser cordial, pues no sabes qué tipo de contacto puede representarte en un futuro.

Manos a tu obra

La mentalidad de la persona que realiza un trabajo desde casa se enfoca en ofrecer un servicio diferenciado. Para cumplir ese objetivo debes descubrir y dar a conocer tu marca propia, con ello tus proyectos serán mejor valorados. He aquí el concepto aplicado Personal Branding (marca propia), que ha sido utilizado por varios gurús como Tom Peters, Gary Hamel y Peter Drucker.

1. Distingue tu oferta

Para que tu trabajo freelance prospere es fundamental que sepas desde el principio lo que vas a ofrecer, a quién y cómo. Piensa en tu sello distintivo, por ejemplo: ser un experto en sacar adelante ‘bomberazos', en generar propuestas y materiales de un día para otro porque tienes los contactos, o que manejas información de primer nivel porque tienes mucho tiempo desenvolviéndote en un mismo ámbito. Cada quien tiene un sello particular, piensa en el tuyo.

2. Agenda en mano.

La habilidad de respuesta, es decir la velocidad con que atiendes los requerimientos de tu cliente, es lo que marca la diferencia en un trabajo de freelance y uno de los grandes valores a cuidar para recibir otros proyectos. Esto significa que debes tener muy claro si cuentas con la capacidad y tiempo para cumplir con esa característica.

3. Disciplina. 

Puedes caer en la tentación de no organizarte (sobre todo si ya tienes un primer ingreso de fijo). Es vital desarrollar una estrategia de trabajo y cumplirla. Decide cuántas horas invertirás en este trabajo freelance, de cuánto tiempo dispones para ir a cobrarlo (hacer trámites administrativos) y para buscar nuevas ofertas.

4. Analiza tu mercado

Ofrecer proyectos "sin ton ni son" puede representarte pérdidas. Define quiénes son tus clientes potenciales y por qué. Averigua qué experiencia han tenido algunas otras personas que trabajen para ellos. Sé claro en investigar su dinámica de operaciones; forma de pago; la metodología para solicitarte un proyecto o cambios en el mismo; los tiempos de entrega; analiza si debes pasar antes una prueba, ente otros datos que consideres de interés para ingresar una oportunidad en esa organización.

5. Competencia

Para distinguirte además de dominar tu propio trabajo debes conocer el de otros. Observa cómo se mueven los demás freelancer en su campo de trabajo y haz una lista de las cualidades que esas personas reúnen, y por las cuales han sido requeridos por las empresas.

6. Finanzas en orden

La mayoría de los profesionistas independientes cobran con recibos de honorarios o por derechos de autor, esto implica regularizar tu actividad en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Parece insignificante pero es fundamental que destines un espacio a esta actividad, en especial a los futuros trámites que debas realizar.

7. Capacitación

Incorporar nuevos conocimientos te permite generar mejores propuestas. Los expertos recomiendan dedicar como mínimo 10% de tu tiempo a la investigación y a la capacitación. Piensa cómo podrías cumplir con esta característica, bajo el esquema laboral que tengas actualmente. Diversificar tus proyectos, permitirá que te identifiquen como un profesional que aporta ideas y soluciones innovadoras.

8. Calidad no cantidad

Cuando una persona hace trabajo freelance, regularmente cree que lo mejor es tomar unos, dos y cientos de proyectos para generar grandes ingresos, el riesgo es que con tanta entrega pendiente pierdas calidad.

8. Tiende tu red

Para un trabajador independiente su mejor herramienta es el Networking (red de contactos); debes trabajar en ella, desde crear tu agenda hasta fomentar el vínculo con cada uno de los contactos. Esfuérzate por llevar a tu negocio cambios que no te generen un gran desembolso, como enviar correos electrónicos para darle seguimiento a tus entregas, hacer nuevas propuestas y agradecer a las fuentes que te ayudaron en esta labor.

9. Cuentas claras, amistades largas. Las prácticas de fidelización, es decir, trabajar en forma continua con una empresa, en esta modalidad, deben aplicarse según un principio básico "mide que tan rentable es cada cliente, clasifícalos de acuerdo a quien repunta tus ganancias o quién te aportaría más si ofrecieras un detalle adicional.

martes, 21 de mayo de 2013

Tipos de trabajos que se pueden hacer desde casa


Internet y las nuevas tecnologías multimedia han irrumpido en todos los sectores de actividad y han contribuido a la proliferación de los empleos desde casa. Todos sabemos que estamos en tiempos difíciles, así que si no tienes trabajo tranquilo, busca qué hacer desde tu casa, que seguro algún talento escondido tienes por ahí. Por otra parte si lo que quieres es ayudarte a generar ganancias extras, ésta también puede ser la solución a tus problemas. Ser tu propio jefe, tener un horario a medida y compaginar tu vida familiar o social con un empleo que te permita además trabajar desdecasa puede parecer una utopía pero es posible. Ningún trabajo te dará mayor flexibilidad que el que hagas desde casa.

El teletrabajo favorece tanto al empresario como al trabajador, puesto que las empresas pueden maximizar su ahorro. Por otra parte, quienes trabajan desde casa disponen de mayor comodidad y flexibilidad en los horarios, lo cual permite la conciliación familiar y laboral y ayuda a compatibilizar el trabajo con otras responsabilidades. 

Aquí te damos solo algunas de las actividades que puedes realizar desde casa:

1. Trabajos por cuenta ajena:

Son empleos que se pueden desarrollar desde el domicilio para una empresa.

En el área de marketing y atención telefónica destacan los siguientes puestos:

- La atención telefónica a particulares o relacionada con campañas de publicidad (servicio de atención telefónica de clientes, o para atender llamadas masivas, como consecuencia de una campaña publicitaria).
- Encuestas telefónicas y campañas puntuales.
- Especialista en soporte técnico: de manera similar a los servicios de atención telefónica, hay muchos trabajos de soporte técnico que se pueden llevar a cabo por teléfono y desde casa.

En el grupo perteneciente a los trabajos administrativos se incluyen estos trabajos desde casa:

- La telesecretaría consiste en la atención telefónica, recepción y emisión de fax, de correo electrónico y de correo ordinario, gestión de agenda, servicio de reclamaciones y dirección comercial.
- El servicio de contabilidad atiende a los clientes que desean que se les lleve la contabilidad al día.
- En el servicio de gestoría se confeccionan las nóminas y los documentos de la Seguridad Social, así como los contratos, bajas laborales, etc. También se realiza y presenta todo tipo de documentación fiscal.
Los servicios de mantenimiento y asistencia: atención telefónica de urgencias demandadas por los clientes, tanto particulares como empresas (averías, grúas, mecánicos, albañiles, fontaneros, etc.).

2. Trabajos por cuenta propia (autoempleo):

En el área de artes gráficas y diseño, cabe destacar los siguientes puestos:

- Maquetación de libros y revistas: mecanografiar textos y la maquetación electrónica de libros o publicaciones periódicas son tareas que las imprentas pueden derivar cuando tienen sobrecargas de trabajo.
Diseño de folletos, dípticos, carteles y trípticos de campañas publicitarias.
Diseño y realización de publicidad en medios electrónicos: confección y diseño de todo tipo de publicidad en soporte CD, banners publicitarios para páginas web, etc.
Diseño, realización y producción de CD.
Diseño de imagen corporativa y publicidad en medios impresos: servicios de diseño de anuncios en prensa y revistas y confección de logotipos, publicidad, regalos, etc.

En el sector de Internet:

- Diseño de páginas web: a través de encargos, tanto de particulares como de empresas, se pueden diseñar páginas web.
Documentación: es la búsqueda de información en internet, comparación de productos, recopilación de noticias, análisis de sectores productivos y estudio de la competencia. Se realiza a través de encargos, tanto de particulares como de empresas.
Servicios de traducciones en la Red: a través de Internet, se puede ser receptor de diferentes servicios de traducción en cualquier idioma. Es lo que se denomina traductor "freelance", ya que no se trabaja como empleado de empresa o editorial, sino por cuenta propia.
Comercio electrónico en la Red: se pueden recibir encargos que los clientes solicitan a una empresa, mediante confirmación, gestión del pedido y pago del suario.
-        
En el área de documentación y periodismo:

- Periodistas y escritores: son encargos de artículos para periódicos y trabajos de autor o publicaciones para editoriales. 
- Servicio de elaboración de documentos: se define como la transcripción de documentos (faxes, facturas, documentos comerciales, etc.), según las necesidades de los clientes.
Servicio de Archivo: se ofrece la posibilidad de ordenar archivos o cualquier otro tipo de documentación, según lo requiera el cliente.
Consultoría: elaboración de informes técnicos de profesiones liberales, como son los abogados, economistas, etc.

En el sector de la informática:

- Un apartado importante es la programación, que constituye la elaboración de programas y paquetes informáticos a medida, además de juegos para ordenador.

Otros trabajos: son labores que se pueden llevar a cabo desde casa, para luego entregar los pedidos a la empresa que los encargó. Entre estos trabajos destacan la costura, el planchado de ropa o el ensobrado de publicidad para enviarla por correo, entre otros. Otra posibilidad es el trabajo de los profesores que imparten clases particulares (idiomas, música, otras asignaturas...) desde su domicilio.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Trabajar desde casa: ventajas e inconvenientes


Trabajar desde casa, al más puro estilo freelance, es el sueño de muchos empleados. Y es normal que así sea, porque “tener la oficina en casa” implica un montón de ventajas. Sin ir más lejos, nos permite evitar los incómodos y costosos desplazamientos, que en las ciudades grandes llegan a convertirse en una auténtica tortura.

Sin embargo, trabajar desde casa también acaba generando algunos riesgos e inconvenientes que al principio no somos capaces de valorar.

En el artículo de hoy vamos a analizar los pros y los contras, para tratar de encontrar un buen equilibrio:

—VENTAJAS DE TRABAJAR DESDE CASA:

Ahorro


Es evidente: si trabajas desde casa conseguirás ahorrarte un montón de tiempo y de dinero en desplazamientos. De hecho, incluso puedes prescindir del coche, que va inmediatamente asociado a una larga cuenta de gastos: compra del vehículo, combustible, mantenimiento, garaje, seguro…

También tendrás la oportunidad de ahorrar en alimentación: suele ser mucho más económico y mucho más saludable comer en casa que en un restaurante, por mucho que siempre busques los menús del día más ajustados.

Comodidad


Trabajando en casa, la cama está a un minuto de la oficina, por lo que no necesitas madrugar demasiado, y puedes apurar hasta el último minuto antes de empezar con las tareas del día.

Además, salvo que vayas a ver a un cliente, no tienes por qué dedicar demasiado tiempo a tu aspecto exterior. Te pedirán cuentas por tu trabajo, no por la pinta que llevas.

Tareas del hogar


Puedes dedicar a tu casa buena parte del tiempo que te has ahorrado en desplazamientos. Con un poco de esfuerzo, el resultado se dejará ver: todo más limpio y ordenado, el frigorífico lleno, ninguna bombilla fundida…

Además, trabajar desde casa por internet supone una gran ventaja cuando esperas una entrega, o cuando necesitas a un profesional: es la única forma de estar disponible cuando llega un paquete, una carta certificada, cuando vienen de la compañía de teléfono para instalar el ADSL, cuando por fin aparece el fontanero para reparar una avería…

Los empleados no suelen tener tanta suerte. Y es que coordinar estas cosas desde la oficina resulta complicado, más si tenemos en cuenta que los horarios de los profesionales suelen ser meramente orientativos: si dicen que vendrán a las cuatro de la tarde, eso puede significar que llegarán a las tres, o a las siete y media, o que llamarán a última hora explicando que han tenido un problema, y que lo dejan para el día siguiente.

Tu propia agenda


La gente que trabaja en casa dispone de una mayor flexibilidad para hacer deporte, apuntarse a cursos de formación, llevar a los niños a la guardería o el colegio, visitar a los profesores, asistir a actividades escolares y extraescolares, etc. Y además, están disponibles cuando se produce alguna emergencia. Por ejemplo, que el niño se ponga enfermo.

Es evidente que todas estas actividades suponen tiempo, y que el trabajo pendiente no se va a hacer solo. Pero no es lo mismo tener la capacidad de organizarse uno mismo, que tener que estar todo el tiempo dando explicaciones a superiores y compañeros en la oficina.

Crear tu propio ambiente


Trabajando en casa puedes elegir la temperatura ambiente -se acabaron las tradicionales batallas por el aire acondicionado- la música, la decoración, el orden de las cosas… En otras palabras, tú decides. De esta forma puedes diseñar el ambiente perfecto para trabajar a gusto.

—RIESGOS Y DESVENTAJAS DE TENER LA OFICINA EN CASA:

No hay separación entre el trabajo y el resto de tu vida


Si trabajas en el mismo sitio en el que comes, duermes, descansas, ves la tele, cocinas, compartes cosas con tu familia y tus amigos… al final es muy posible que acabes mezclando el trabajo con todo lo demás. Y eso puede tener efectos psicológicos negativos. Por ejemplo, que te cueste desconectar.

Cuando alguien sale de la oficina, sabe perfectamente que no volverá a verla hasta el día siguiente, que el trabajo se ha acabado. Incluso si todavía debe trabajar un rato desde casa, sabe que se trata de un espacio distinto, asociado a actividades y sensaciones muy diferentes. En cambio, la gente que trabaja en su casa a veces tiene la sensación de que nunca abandona su espacio de trabajo, de que la jornada laboral no tiene fin y le persigue hasta cuando duerme.

Una cierta soledad


La soledad puede ser una muy buena compañera para trabajar y rendir al máximo. Pero acaba pasando factura. Somos seres sociales –es verdad que unos más que otros- y necesitamos relacionarnos con gente. En una oficina puedes charlar con los compañeros, tomarte un café, hacer bromas… En casa, trabajando solo, no.

Es cierto que en la oficina podrías estar al lado de gente que no te cae bien (podrías llevarte mal con tu jefe, sin ir más lejos) pero está claro que, al menos de vez en cuando, necesitamos hablar con alguien.

Encontrar los horarios


Las oficinas suelen tener horarios –más o menos flexibles- de entrada y de salida. Mucha gente los odia, pero también es cierto que esos horarios pueden ayudarte a mantener una rutina organizada y productiva.

Una vez en casa, sin nadie que te vigile ni presione –excepto tú mismo y a veces el cliente- es imprescindible que diseñes y cumplas tus propios horarios de trabajo. De lo contrario, tu actividad profesional, e incluso tu propia vida, pueden convertirse en un auténtico caos.

Mantener el orden


Para trabajar de forma eficaz es necesario disfrutar de un espacio ordenado. Si trabajas en casa, esta exigencia se vuelve todavía más complicada, porque es muy fácil que compartas el espacio de trabajo con el de ocio y convivencia. Además, es muy posible que ese mismo espacio sea utilizado en algún momento por el resto de la familia, o por tus compañeros de piso.

No todo el mundo dispone de una vivienda amplia, con habitaciones para cada función. Por eso, muchos freelance utilizan espacios mixtos, que por el día son parte de una oficina, y por la noche son un salón, un dormitorio, etc. Como hemos comentado, estos espacios compartidos pueden ser fácilmente invadidos por otros habitantes de la casa. De ahí al desorden solo hay un trecho…

Las tentaciones


Cuando tu domicilio es también tu oficina, siempre tienes a mano un montón de distracciones: un televisor, un frigorífico, una guitarra, tu colección de comics, los videojuegos, y otras mil cosas que siempre resultan más divertidas que realizar una tarea complicada.

El riesgo es enorme si no eres una persona ordenada y con fuerza de voluntad. Cuando quieras darte cuenta, la fecha de entrega se te habrá echado encima, y tú todavía estarás jugando a la Playstation…

Esclavos y esclavas del hogar


Como hemos avanzado antes, estando en casa puedes ocuparte de muchas tareas que, cuando trabajas fuera, resultan complicadas de gestionar. Pero eso tiene su contrapartida. Si dedicas demasiado tiempo a ordenar la casa, limpiar, cocinar, lavar, etc. te quedarás sin tiempo para tus proyectos. Y eso sería el fin para tu carrera como freelance.

A este respecto, se suele registrar un efecto curioso: si tu pareja trabaja en una oficina y tú lo haces en casa, es muy común que tu pareja entienda que debes ser tú quien se ocupe de todas las tareas del hogar, ya que siempre estás allí, disponible… Evidentemente, esto no es cierto, ni es justo, pero no serías la primera persona a la que le ocurre.

El efecto cueva


Imagínate que pasas un par de meses trabajando prácticamente solo desde casa, con tus pantalones cortos y tus zapatillas. Los clientes confían en ti, y puedes gestionar todo por teléfono o a través de Internet. Estás plenamente concentrado en el proyecto. Un día, un cliente potencial se interesa por tus servicios y quiere reunirse contigo. Es muy posible que aparezcas en el lugar de la cita con un aspecto más que curioso: barba de varios días, una falda que no te ponías hace meses, y que te queda grande porque has adelgazado sin darte cuenta, unos zapatos viejos…

Es el conocido como efecto cueva. Llevas tiempo metido en tu trabajo, y un poco alejado de las relaciones sociales. Por eso tu aspecto se parece más al de un náufrago que al de un profesional freelance. En realidad, no tiene nada de malo -siempre que no descuides tu higiene, claro- pero deberías tenerlo en cuenta a la hora de visitar a nuevos clientes, que todavía no saben cómo trabajas, y pueden dejarse llevar por la primera impresión (y los prejuicios asociados).

Algunas alternativas muy sencillas


No todos los profesionales tienen suficientes recursos como para alquilar una oficina propia. Pero, afortunadamente, existen algunas alternativas asequibles para paliar las desventajas de trabajar dentro de casa:

- De vez en cuando, alterna el trabajo en casa con el trabajo en otras ubicaciones: cafeterías, bibliotecas, parques…
- Utiliza espacios de trabajo conjunto, donde por un precio moderado puedes compartir espacio con otros profesionales. Tendrás la oportunidad de charlar con ellos, conocer gente con circunstancias parecidas a las tuyas, etc.
- Unas buenas actividades extra-laborales (deportivas, sociales, culturales) te ayudarán a relacionarte con otra gente para escapar de la típica soledad del profesional freelance.

Y tú, ¿cómo lo ves? ¿Cuál es tu experiencia? ¿Dónde prefieres trabajar?


Artículo Original

martes, 7 de mayo de 2013

Trabajo por internet para estudiantes

Los puestos de trabajo desde casa son una forma de autoempleo. Es un concepto que está ganando más y más popularidad y aceptación. El concepto de un trabajo para estudiantes en casa, en lugar de la biblioteca de la universidad o en el supermercado es cada vez más popular. Esto es posible debido al creciente desarrollo de Internet.


Cómo elegir un trabajo:

El estudiante dedica la mayor parte de su tiempo en su educación. Pero aún así tiene algo de tiempo, desde unas pocas horas al día a unas pocas horas a la semana durante el cual podría ganar algo de dinero. Los siguientes factores deben examinarse a la hora de elegir el trabajo.

Seleccione un trabajo que conozca por lo menos un poco. Esto hará que el trabajo desde casa sea más fácil.

Seleccione un trabajo que disponga de recursos. Y para este caso, “recursos” significa la educación o conocimientos que pueda necesitar. Deberá tener fácil acceso a dichos recursos. El estudiante no deberá tener que invertir mucho dinero para tener acceso a los recursos.

Escoja un trabajo que no requiera mucho de su tiempo. Para esto tiene que tener claro de cuanto tiempo puede invertir. Si el trabajo requiere de gran parte de su tiempo, puede que sea contraproducente.

Busque un trabajo que le ofrezca flexibilidad. Los periodos de exámenes y entrega de proyectos son para eso, y no lo debe descuidar. Una vez que haya pasado este periodo, podrá volver a reanudar su trabajo.


¿Cómo se trabaja en Internet?

Hay varias formas, pero voy a enumerar las más rentables y las que realmente funcionan:

- Promocionando productos de otras empresas a cambio de una comisión. Esto es conocido como Marketing de Afiliación.

- Poniendo publicidad en una página web o blog.

- Vendiendo su propio producto.

Este tipo de trabajos para estudiantes en Internet ha permitido que miles de estudiantes tengan una fuente de ingresos constante y creciente utilizando estás técnicas, y no es tan difícil. Si desea complementar sus ingresos mientras estudia, está puede ser su solución.

martes, 23 de abril de 2013

Cómo evitar fraudes de empleos desde casa


Todo mundo ha visto los anuncios tentadores ofreciendo oportunidades de trabajo desde casa. Las promociones aparecen en la forma de volantes pegados en los postes telefónicos, clasificados en los periódicos, en televisión, en tu correo electrónico y anuncios online en todo el Internet. Te prometen ganar grandes sumas desde su casa a la semana por teclear algo, llenar sobres, procesar facturas médicas, etc. Sólo tienes que hablar por teléfono o hacer clic aquí o allá. No importa que el anuncio se publique en un periódico o sitio web confiable o si las personas con las que habla por teléfono le parecen auténticas. La situación amerita hacer una buena investigación y añadir escepticismo.

Las promociones podrían parecer tentadoras, especialmente hoy en día con la incertidumbre económica. Pero ten cuidado de cualquier oferta que prometa dinero rápido por un esfuerzo mínimo ya que en muchos casos se trata de estafas que solamente llenan los bolsillos de los delincuentes.

El FBI y otras agencias del orden público investigan este tipo de actividades y rastrean a las personas responsables. Sin embargo, la defensa principal contra estas estafas es no caer en ellas. Por eso lo primero es familiarizarse con el tipo de estafas que existen.

Aunque parezca mentira y después de todos los avisos siempre hay gente que cree que se puede ganar dinero sin esfuerzo y esta misma gente es la que cae en estas oportunidades y esta misma gente es la que después ponen a internet como un sitio donde te estafan, cuando en realidad es culpa de ellos mismos que creen en estas oportunidades después de tanta información que hay ya sobre los fraudes en internet y fuera.


Obténgalo por escrito

La Comisión Federal de Comercio, la agencia nacional de protección al consumidor, afirma que los patrocinadores de programas legítimos de trabajo en casa deberían informarle—por escrito—todo lo que concierne al programa que están vendiendo. Aquí hay algunas preguntas que debe hacer:

·         ¿Cuáles serán las tareas que deberé hacer? Pídale al patrocinador que liste cada paso del trabajo.
·         ¿Me pagarán un salario o a comisión?
·         ¿En que se basan sus proyecciones de mis posibles ganancias? ¿Qué documentos tiene que me pueden probar que lo que promete es cierto, antes de darle mi dinero?
·         ¿Quién me pagará?
·         ¿Cuándo recibiré mi primer cheque?
·         ¿Cuál es el costo total de este programa para trabajar desde casa, incluyendo el costo de los materiales, equipo y membresía?¿Qué es lo que recibiré a cambio de mi dinero?


Ejemplos de las estafas de trabajo de casa más populares

§  Adelanto de pago: ¡Empezar un negocio desde casa es fácil! Sólo tienes que invertir unos cientos de dólares en inventario, en materiales para el entrenamiento y para establecer el negocio, dicen. Pero por supuesto, cuando llegan los materiales, si es que llegan, no valen nada y tú te quedas con la factura. 

§  “Comprador misterioso” financiado por cheque falsificado: se te manda un cheque con una buena cantidad de dinero y se te pide que lo deposites en tu cuenta de banco. Después se te pide extraer el dinero para ir de compras y para que revises los servicios de tiendas locales y de compañías de transferencias bancarias. Tú te quedas con una pequeña cantidad del dinero para realizar tu "trabajo" pero después, según las instrucciones, debes mandar el resto del dinero a tu "empleador" por correo o a través de una transferencia bancaria. Podría sonar bien, con excepción a un detalle: el cheque inicial que recibiste es falso, y para cuando tu banco te notifica, tu dinero ya desapareció y además eres responsable por el cheque falsificado.

§  Fraude pirámide: se te contrata como un "distribuidor" y se te pide que desembolses grandes cantidades de dinero para adquirir material promocional así como inventarios de productos de poco valor (como panfletos para hacerte rico rápidamente). Se te promete dinero si reclutas más distribuidores, y entonces tú convences a tus amigos y familiares a que participen. La operación crece exponencialmente pero después se desmorona. Los únicos que ganaron dinero fueron los delincuentes que empezaron la pirámide.
§  Participación sin conocimiento en una actividad criminal: los criminales, frecuentemente ubicados en el extranjero, a veces utilizan a sus víctimas sin que ellas lo sepan para llevar a cabo sus operaciones, robar o lavar dinero, y a la vez mantener el anonimato. Por ejemplo, podrían "contratarte" como un agente con base en Estados Unidos para recibir y re-mandar cheques, mercancía y solicitaciones a otras víctimas potenciales. Todo sin que te des cuenta de que se trata de un engaño que no deja pista de los ladrones.


Consejos para evitar ser víctima de fraude

Muchas de estas estafas podrían convertirse en robo de identidad ya que durante el proceso de solicitación se te pide que proveas información personal que después pueda utilizarse para robar dinero de tu cuenta de banco o establecer tarjetas de crédito en tu nombre.

Para evitar ser una víctima se recomienda:

§  Contactar al Better Business Bureau para determinar la legitimidad de la compañía
§  Sospechar de promociones que solicitan dinero por adelantado antes de proveer instrucciones o productos
§  No proveer información personal al interactuar por primera vez con un potencial empleador
§  Hacer tu propia investigación sobre oportunidades legítimas de trabajo desde casa, utilizando recursos disponibles en la biblioteca de tu comunidad
§  Hacerle muchas preguntas a tus empleadores potenciales. Las compañías legítimas las contestarán.


Finalmente ten mucho cuidado con este tipo de oportunidades, sigue estos consejos y sobre todo investiga e infórmate mucho antes de iniciar cualquier negocio de este tipo. Con esto como dije antes no estoy diciendo que todas las oportunidades de negocio que hay en internet sean estafa, pero por culpa de las estafas pagan justos por pecadores y hay negocios legítimos que por culpa de otros que no lo son la gente piensa que son estafa y no entran, por eso es importante investigar.